Archivo de la categoría: Escritos

Bella querrella de medianoche:


 

Hermosa querella de medianoche, los petalos de aquella presencia acarician mi presencia.

Somnoliento y medio despierto, le imploro a aquellos fantasmas del futuro que despejen mi conciencia.

 

El ocaso de mi existencia, las mentiras mas blancas.

Han pintado mis dias de un color que no puedo definir.

Sofocado, exhausto y contra mi voluntad. Ellas despiertan…

 

Hermosa querella de medianoche, me has dado mas de lo que te pedi.

Quisiera verte sonreir, volver el tiempo atras. 

Donde no habia temores, donde los errores eran ligeros.

 

Aposte al caballo equivocado, me quede en la orilla.

Nunca tome aquel tren, nunca te deje crecer.

Te prive de la luz de uno de los tantos soles.

 

El dinero de este mundo, no puede asegurarme un tiempo compartido en el otro.

Esa luna que se poso sobre el horizonte, la arena que llevo guardada en una botella.

 

Ese mensaje nunca llego o todas las botellas que todavia conservo tienen los mensaje equivocados?.

 

Ellos apuntan diciendome lo que me perdi, en este ocaso nose si sentir lastima o ternura por aquellos reclamos.

La vida es simple, no tiene complicaciones. Nuestros cuerpos y mentes las crean.

Lejano de ser perfecto y un ejemplo a seguir, pintare en mi mente a aquellos que recuerde.

 

Con aquella querrella de medianoche, que aun no supe comprender.


Acaso esa lucha fue en vano?.
No logre a escapar a tiempo de aquel solsticio.

Indague sobre mi sanidad pero me crié entre lobos.
A ellos no les importo que fuese diferente.
Me vieron como tal y descubrieron bajo la luz de aquel ominoso astro, un miembro mas.

Me hundí profundamente en la locura del mercurio.
Mientras las sombras se acercaban aun mas.

Las guerras y aquellos demonios, forjaron mi envase.
Imperfecto y totalmente frágil.

Así que, decidí llevar mi vanidad hacia al punto mas remoto del valle.
Donde escondí tu cuerpo junto a los demás.
La luz del sol, abrazaba mi alma mientras *ellos* esperaban a que tropezara.
En mi conciencia una voz susurraba que debía recuperarte.

Mi cuerpo se ocupo del resto, solo de aquellos que osaron seguirme.
Entre melodías disonantes, encontraron su final.
Gritaron por su existencia y yo en silencio; los calle uno por uno.

No mas libre albedrío.
No mas contar estrellas.
No mas cadenas.

La cruz cae, mientras la noche cambia el color de mis ojos.
Los lobos se reúnen para festejar una nueva era.
Te he dicho que me han criado?.
Pues te mentí.

Siempre fui uno de ellos.
Ahora ellos se encargaran de devorar lo que resta de tu existencia.
Doblegado y contra mi voluntad.
Algún día despertare con la luz de aquella luna.
Donde aquellos que ahuyan son solo huérfanos de aquel solsticio.

Que descanses.

“Memorias de una mente inestable”.

Etiquetado , , , , , ,

Ese infierno que tanto me inquieta:


Entre los cultos del nuevo día, comeneze a explorar esos lugares. Lugares remotos y desconocidos para el común denominador.
Mientras los susurros de medianoche, se mezclan con los alaridos de ridículas presencias. Uno teme por su vida al adentrarse a un territorio desconocido.

Que desea encontrar?, una voz preguntaba una y otra vez en los interminables pasillos; Mientras que el eco de mi propio silencio decía mas de lo que pretendía expresar.
Extendí mis manos para alcanzar aquella figura pero se vio opacada por halo de luz.
Finalmente conteste: “Mi verdad”.

Mientras mas me adentraba en ese paraíso olvidado, mas preguntas surgían.
A las cuales muchas veces, contestaba con cierto rechazo o solo para evadir molestar a aquellos que reposaban en la eternidad.
Hasta que sentí una fuerte presencia en la habitación que me encontraba.

El sudor frió recorrió mi espalda y comprendí que había despertado del letargo a alguien que no debía.
El orador de secretos, el paria de de lugar. Un domador de almas.
No me di vuelta para ver su cara, si es que tenia alguna pero lo que fuere que fuese esa entidad, repitió la misma pregunta. *Que desea encontrar?*.

Volví a contestar lo mismo, que deseaba encontrar la verdad.
A lo cual la entidad me responde:

“No hay verdades en lo que busca y no hay una busqueda en sus verdades, su concepto es muy efímero como lo es mi existencia en este lugar.
Ud creyó ver algo, sentir algo pero no había nada ahí por explorar. Busco y utilizo una excusa para tratar de entender como podemos descansar y aun así se ha tomado el trabajo de levantarme de mi letargo.
Pero solo es un producto de su mente retorcida, esos ecos que dice escuchar. Ud no vino aquí por respuestas.”

Se hizo una pausa incomoda y mis sentidos estaban ampliándose cada vez mas.
Hasta que sentí un abrazo frió y caí en ese mismo lugar.

Mis ojos no podian soportar esa luz, no estaban acostumbrados. Hasta que me di cuenta que todas esas verdades que quise encontrar.
Tuvieron una respuesta que no supe comprender en su totalidad.
Abandone el sitio cuanto antes, dejando atras aquellas presencias.
Dejando atras mi ultimo hilo de cordura.
Divorciandome de mis creencias y tocandome el pecho.

Dando me cuenta que al final, era yo el que nunca había abandonado ese lugar y que la cruz que debería cargar por el resto de los eones.
Era solo mía y de nadie mas.

Solo me quedo una nota de aquella visita a ese lugar:

“Nunca olvides que no es lo que preguntas, sino en que forma. Y no recuerdes que la respuesta ya ha sido formulada varias veces.”

Etiquetado , , , , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: